Es cierto que Google le está dando ahora más importancia que nunca al contenido. Sin embargo, una página web debe ser de utilidad para el usuario. Si una persona accede a su página web y encuentra contenido de baja calidad creado únicamente con la finalidad de añadir keywords, su porcentaje de rebote aumentará y posiblemente será penalizado por Google.