La gran ventaja de los anuncios en Google es su método de facturación. Esta plataforma se basa en un método de coste por clic, por lo que su empresa solo paga cada vez que un usuario interactúa con alguno de sus anuncios.